7 oct. 2013

Días Distintos.

Son días que te levantás distinto. Preparás el desayuno de forma automática, con poco empeño, como si eso hiciera correr mas rápido el día. Desayunás pasando rápido las hojas del diario. Tu mujer te habla, los chicos te hablan...contestás lacónicamente, estás ahí, pero no, no estas ahí, tu cabeza está en otro lado.

El almuerzo es un trámite inevitable que queda ahí, a la altura del pecho, no se va a bajar en todo el día, la tarde se hace larguísima, uno duda entre la siesta, mirar fútbol de afuera, jugar un jueguito, cualquier cosa que mate el tiempo, que calme la ansiedad, pero no, nada de eso mata el tiempo ni calma la ansiedad. 

Pensás como los vas a cargar, la cara que van a poner, enseguida, por cábala, te sacás la idea de la cabeza, el partido hay que jugarlo. Pero vuelve la idea, tenés mil jodas en la cabeza y hay que esperar mucho para dejarlas salir, que empiece, que termine, si ya sabemos, nosotros y ellos, como va a salir y la cabeza juega entre el termo y la cautela. Aparte, lo sabemos, no somos grandes, somos gigantes y enfrente tenemos a ellos, pero también e los demás, que ven relegadas su ínfima alegría a la ilusión de que alguna vez, por fin, nos toque la mala a nosotros.

Zapping, todo se transforma en augurio, de los buenos y de los otros. Si en el sorteo de las camisetas en un canal de noticias una está arriba de la otra, si en los noticieros pasan goles cuantos son nuestros y cuantos de ellos, si hay un canal que pasa viejos clásicos hay que cambiar de canal cuando pasan el que perdemos, todo sirve, todo condiciona, todo predispone, traquiliza o exacerba. Convengamos que hace mucho no nos ganan (hay un año en el que no tenemos mérito alguno) y que perder con un equipo que no tiene 2 años en primera, puede desatar una crisis.

Querés que pase, que ya sea la noche, que ya todo haya terminado. Sabes que el tiempo es una convención caprichosa y que a veces 90 minutos son una eternidad insoportable. Querés cargarlos o que te carguen, pero volver a tener oxígeno en la sangre, que se te vaya esa sensación de infarto constante, necesitás que las uñas se regeneren en un par de minutos, para volver a empezar a morderlas.

Repasás la formación, aún no confirmada. Te tranquiliza. Hay caudillos, hay líderes, hay hinchas. Rogás que no haya sorpresas. Mirás la de ellos, nada de eso. Sabés que el bocón otra vez habló de mas, le pasa siempre. Repasás la semana, pasó hasta lo insólito, paperas. También se nos desgarró el mejor de la defensa al minuto del partido anterior y hay que echar mano a tipos no que sabemos que no están sanos. Pero ESTO ES BOCA, y si la mano viene fulera, no se por qué, ganamos confianza, porque con ellos, cuanto mas torcida viene la cosa es que mejor puede terminar todo.

Los antecedentes en los clásicos no sirven para nada, pero no podemos ir a la cancha, nos lo prohíben, como en 2004, y el antecedente es inevitable, si ya los dejamos mudos una vez pateando penales con dos pibes...por qué no puede pasar lo mismo? el antecedente no vale, pero a ellos su gente les pesa, los pone nerviosos, son la -1, un lastre infernal.

Y llega la hora y arrancamos mal, no la agarramos, Erbes está en media pierna, Roman esta lento, a Gago lo tienen tomado, Mendez pierde la espalda, al pibito Zárate le duele la gamba, al Cata le duele el alma y está dando hasta lo que no puede, Miño está frío...pero en eso pasa lo que tiene que pasar, Román mete un amague de derecha, mueve la defensa, la abre de zurda y Martínez desborda al insólito lateral izquierdo de riber, centro atrás, se duerme una siesta el traidor a la bandera de maidana, anticipa Gigliotti y a cobrar.

Algún sesudo seguirá analizando...yo me quedo con la defensa heroica, con Mendez encontrando el puesto, con el Cata postergando su dolor, para cuando llegue a su casa, con los suyos, con Perez, que parece que a riber lo tiene de tataranieto, con Zárate que habrá pasado la noche dolorido, pero la mas feliz de su carrera, con el liderazgo adentro y afuera de Román y Gago, me quedo con Erbes, metiendo oficio donde no ya no había físico, con Martínez que no se le cayó ningún anillo por hacer de doble 4, Sanchez Miño, que con poquito metió un centro gol que solo la suerte torcida estrelló en el palo, Gigliotti, trabando de cabeza, con los pibitos que entraron a jugarse la vida y con un Orión gigante, impasable, manejador de tiempos, de climas, de estados de ánimo. Sacó la última, la del refuerzo estrella que el técnico de ellos pidió como si fuera Messi y ni siquiera le hace caso en donde pararse. 

Todo lo demás es para los cagatintas, de chiquito me enseñaron que los clásicos se ganan, como las copas, no hay puntos al merecedor, después, ellos, que la cuenten como quieran, así les va. Y una cosa, riber por favor te pido que nos digas, de una vez por todas, QUE SE SIENTE.

P.D.: en casa se cenó pizza.

18 sept. 2013

El Día que me Habló Simón.


Juan Simón fue un central espectacular de la década del ochenta. Un dos con una clase del carajo, de esos que quitan desde el piso, extirpando la pelota, quitándola con el hueco que se hace en la rodilla semiflexionada, después se levantaba mientras el delantero seguía corriendo sólo, sin la pelota, haciendo el ridículo, un ridículo disimulado porque las miradas, embobadas, se quedaban mirando al zaguero que impertérrito ya levantaba la cabeza para entregar la pelota con la cara interna del botín derecho, siempre limpita, redonda y dando la impresión de que recién lustrada a un compañero. La virtud técnica era empañada, eso sí, por la virtud humana, el tipo era correcto, pulcro, trataba de evitar el foul, sin patadas, acaso alguna vez, pero alguna vez, se le soltó la cadena, y lo rajaron, jugaba de dos, no era un enganche tampoco, me acuerdo una tarde en cancha de Boca, le dio un furibundo puntapié a uno de Ñuls, en el área que da a la 12, pero así demostraba que hasta él se equivocaba de vez en cuando, exonerando al resto de sus compañeros mas proclives a los deslices futboleros.

Imagínese, él el dos de Boca a mis 12 años, cuando yo jugaba de defensor en Deportivo Atletic. Era mi espejo, mi sueño era jugar como él. Imitaba cada uno de sus movimientos y la admiración era tanta que disfrutaba más de un cierre preciso que de meter un gol. El tema del gol era, quizás, su déficit, tenía poco gol, no recuerdo alguno, si metió fueron pocos, pero evitaba tantos que a quién carajo le importaba que hacía en el área de enfrente, porque vio que hay defensores que tienen que hacer cien metros ida y vuelta para lavar sus culpas, pero este no era el caso, podía darse el lujo de quedar de último hombre cuando teníamos un córner a favor.



Para más datos, para ilustrarle mejor y para que usted entienda mi emoción, le cuento que soy de los tipos que le gusta ir a ver la Reserva para ver qué pibe se destaca, y, por costumbre, tiendo a mirar a los centrales, indefectiblemente, cuando alguno me gusta, lo comparo con Juan Simón, tiene el timming de Simón, o sale jugando como Simón…ocasionalmente tengo que contarle a algún plateísta muy joven quién fue Simón.
Entonces imagínese mi escozor esa tarde de Septiembre, con un sol que rajaba la tierra pero con una temperatura agradable, ideal para un picado. Ahí estaba yo, paradito a la altura de la medialuna (o entre la medialuna y el área grande) y, ahí nomás, Juan Simón a una distancia de no sé…cuatro metros, bueno, lo que distancia al dos del seis, un poco más adelante que yo, algo propio de su experiencia y privilegio bien ganado (era subcampeón del mundo el tipo). Yo, igual, medio que estaba en la mía, no quería mirarlo mucho y menos hablarle, que se yo, por ahí el tipo creía que yo era un pesado insoportable, un pelotudo, que se yo, yo me quería manejar con naturalidad, como dueño de mi ubicación. Pero su imagen, para mí era como un imán, de reojo lo miraba, siempre algo se aprende. Incluso noté que le envidiaba algo, esa tranquilidad del tipo. Ganáramos o perdiéramos, el tipo siempre tranquilo.



Yo seguía en mi lugar, haciendo el esfuerzo de mirarlo sin que se diera cuenta y mucho menos de hablarle, yo pensaba que quizás en una situación, un gol algo así en el revuelo podía quedar cerca de él y recibir un gesto de aprobación. Ni hablar de pedirle una camiseta, eso sería demasiado y, aparte podía tirar todo a la mierda. Así que ahí seguía yo, a la distancia del dos al seis, el algo más adelantado y yo relojeando. Pero esa tarde Simón reparó en mí.

Y, ojo, no es que el tipo me vió mal ubicado, o me quiso hacer notar que le estaba reclamando alguna pelotudez al árbitro al límite de la contravención. No, el tipo se dio cuenta de que yo podía serle útil. Sí, yo, yo podría darle una mano, yo podría ayudarlo a cubrir mejor un sector para él desprotegido, casi diría, noté en ese momento, inalcanzable para su humanidad (ya llevaba unos años de retirado), y ahí estaría yo, el que soñaba con emularlo para cumplir, desde mi juventud comparada, con su encargo. Me miró, lo miré, me levantó la ceja como mostrándome a alguien que vendría cerca de mí, oteé a mi derecha y ví a qué se refería. Lo volví a buscar con la mirada y ahí ya me levantó la mano izquierda.

- Pibe, pibe, ahí a ese!!- me gritó.

- A mi? – mezclé la humildad con la incredulidad.
- Si pibe, vos, dale – insistió, ya con los ojos para afuera, como viendo que perdíamos la chance.



Entonces tome al hombre del hombro, justo cuando me pasaba por la derecha, dio vuelta la cara como no entendiendo, porqué fui directamente a agarrarlo si no era necesario. Sujetándolo me quise asegurar y me volteé hacia donde estaba Simón y le devolví un gesto como de reaseguro que era eso lo que quería, me asintió con la cabeza, con aire resignado, como diciendo no era tan complicado lo que te pedí boludo.

- Hombre, ahí en la tercera fila, te llama Simón – le dije al cafetero de la platea Norte mientras le pagaba sus cuatro pesos.

- Cuando termine con la fila cuatro voy – contestó sin mirarme, como si le chupara un huevo quien lo llamaba.
Le hice seña de que ya le había avisado. Simón me levantó el pulgar. No me quedé tranquilo hasta no ver que tenía su vasito blanco en la mano. Después empezó Boca – Independiente. Ni me acuerdo como salió y me importa un carajo, a mí me habló Simón.

25 ago. 2013

Recomendacion.

Y quien soy yo para recomendar algo, no? Nadie, claro. Pero bueno, les voy a recomendar algo igual, porque se me cantan las pelotas. Voy a recomendarles un blog. For Bitching Only.

Primero, les cuento como llegué. Por tuiter alguien recomendó el post Hangar Games a raíz del conflicto de LAN, una interesante visión de una tripulante de cabina o azafata de esa empresa. Me interesó, me interesó, primeramente, porque mas allá de mis ideas y posición política tengo esa puta costumbre de ponerme siempre del lado del laburante primero. Del lado del laburante, desde el lado del vil bolsillo, del metal, de la viva, de la tarasca para vivir, sobrevivir o para pichulearla y del lado del laburante desde la pasión que este pone en su laburo,  como lo vive y de como hace suyo todo eso.

El post te eriza la piel, leelo, punto. Pero V. asi se llama, porque no sabemos su nombre, su apellido, no conocemos su cara, su pelo, sus piernas, sus ojos, tiene una manera de escribir que te manda directo a la columna de la derecha, donde hay meses y números. Entrás a un mes y no salís mas, bah, yo no pude salir mas.

En el medio un paréntesis. For Bitching Only podría ser un libro, yo lo leí de corrido, de atrás para adelante, porque se puede. Lo leí en lo que llamo una "noche de soltero", mi media naranja festejando su cumple con amigas en un restorán, mi hija durmiendo en lo de la abuela. Mi "noche de soltero" no consiste en grandes salidas, sino en cocinarme algo hipermega condimentado y comerlo pasadas las 10 pm, en cantidad y viendo, preferentemente "café san juan". Muy al límite?, no lo creo. El FBO lo arranqué después de cenar y me dormí a las 4 am. Si digo que podría ser un libro es porque lamento que no lo sea, que sea un blog, que sea gratuito, que esté ahí para todos amerita que, al menos, demos las gracias. Sigo.

Repito, V. no es una amiga ni una conocida a la que uno le hace el favor de promocionarle una garcha que escribe porque internet es pluralidad y saturación (?) de voces gratuita, V. es alguien que te mete en una montaña rusa, puede anudarte el estómago contándote los instantes finales de su perra, puede hacerte doblar de risa con el relato de un vuelo caótico, te va a contar que nada es mas seguro que volar pero, si leés bien, vas a enterarte que antes de volar le da un beso a quien mas quiere y se lo dice una vez mas, por las dudas, por si las moscas. Ojo, eh, a los pedos les dice pedos, al meo, meo y, cuando come, hace migas  y hasta puede manchar un acolchado. Paqueterías no, es vida real pasada a una plantilla. 

Te enterás que existe una religión que desconocemos, que hay gente muy mal vestida por la calle que en realidad tiene otra vida pero que es a 10.000 metros de altura, que los tripulantes de cabina duermen menos que un adolescente en pinamar, que les suena el teléfono a las 3 am y que no, nunca saben donde carajo van a dormir. 

Bueno, no se los vendo mas, se los recomiendo, con humildad, esperando que lo disfruten. Como les dije, arranqué de hoy para atrás, pero se puede leer, creo, de cualquier manera, porque provoca sensaciones y supongo que, según como se agarre el "libro", será la sensación que te vaya a dejar.

Y así termina este post, que nada tiene que ver con Muy Lindo Todo, pero que tiene que ver con que cuando vemos por ahí algo que está bueno y al alcance no está demás decírselo a todos, así que aprovechen.

Besos y abrazos según corresponda.







7 mar. 2013

Lista de Regalos.

les dejo con tiempo lo que quiero para mi cumpleaños, como para que no se les atrasen las gestiones.
- el buzo y/o los guantes de orion (@agustinorion).

- la camiseta de boca, original, temporada actual.

- el saludo de flavia palmiero (@flaviapalmiero).

- las gafas de bianchi (cualquier reconocida óptica de parís).

- kit de entrenamiento nike de boca.

vamos, yo sé que pueden. desde ya muchas gracias.

24 feb. 2013

#olecopiaypega

Ya hablamos de las mentiras de Ole. También de como el medio transcribió una amenaza de Almeyda, el mas protegido de los técnicos argentinos, al vigilador de su country. Pero ahora Ole se supera, se supera y copia y pega. 

Ole, desde su innegable posición dominante en el negocio de la información deportiva, le copia y pega notas a medios emergentes. Para el caso un par de notas de Goal.com referidas al presente de Lamela y los constantes cambios de entrenadores en nuestro bendito fútbol.

Evidencias, por ejemplo, es tan importante el presente de Lamela como para que salga apenitas atrás de la nota en Goal.com la de Ole diciendo sinonimamente lo mismo? Pareciera que no. Y diciendo lo mismo? raro. a ver, que dijo para Goal, 




Y que dijo en Ole, un ejemplo solo tomamos,


Otra, se va Schurrer y así suman 12 los DTs que dejaron sus equipos en lo que va de temporada, la nota cae lógica, de maduro. Pero es tan lógico citar los mismos ejemplos sin ni siquiera intercambiar el orden en que se enumeran?, veamos, primero va la de Goal.com y atrás la de Ole.







Y, un detalle, el verdadero autor intelectual de la nota, en Goal.com, la firmó,


En Olé salió sin firma, claro.


No es nuevo ni se descubre la pólvora ni nada por el estilo, pero es justo que al menos, si bien la práctica es inevitable, vayamos sabiendo quienes son los verdaderos autores de las notas con las que el pasquín deportivo rellena sus páginas. En el caso de esta nota el crédito es para Matías Baldo (@matiasbaldo).

Para más datos, acá los links a las notas, la de Goal sobre Lamela y la de Olé sobre Lamela y la de Goal sobre los Dts y la de Ole sobre los DTs.

Por ahí, el pasquín de Leo Farinella y Marcelo Sottile no copia y pega notas, simplemente hace "folklore periodístico". Que cada cual consuma lo que quiera, pero sabiendo.


21 feb. 2013

El Fútbol que le Gusta al Hincha.-

Harto de escuchar y leer sandeces sobre "el fútbol que le gusta a la gente" o que tal "juega bien" y tal "juega como el culo", siempre como categóricas premisas de tipos que lejos están de las presiones que hoy sufren los profesionales del fútbol y del apasionamiento del hincha (o bien si, lucran con ambas situaciones), es que me decidí a dejar acá sentado qué diablos es para mí "jugar bien", de acuerdo al gusto del hincha. Y para ello parto de la experiencia, las canchas, se llenan para ver equipos ganadores o pasadores de pelotas? al obelisco se va a festejar campeonatos (basados en sumatoria de puntos, puntos que dan las victorias) o a festejar alocadamente posesiones interminables e intrascendentes del balón? vamos, seamos sinceros, nadie se va mascullando bronca por el "mal juego" si tiene los 3 puntitos en el bolsillo, en definitiva lo que fue a buscar.

Y me meto con "jugar bien" porque "jugar lindo" se lo dejo a los pibitos que hacen jueguito con la pelota pero no saben dejar un delantero en off side ni filtrarse entre los dos centrales. Aclarado esto, a continuación, mi definición de que es JUGAR BIEN según EL FUTBOL QUE LE GUSTA AL HINCHA:

Jugar Bien: Llámese jugar bien al fútbol al jugar de la manera correcta, y mas o menos dentro de los limites establecidos por el reglamento, a fin de alzarse con el resultado deseado.

He dicho.

10 feb. 2013

Decálogo de la Correcta Numeración.-

El otro día Boca dio a conocer su numeración y @elchueco (si tenés tuiter y no lo seguís, seguilo o cerrá la cuenta) me preguntó sobre el número de Cellay, a partir de ahí arranqué con mi teoría de por qué el 80% de esos números estaban mal entregados, que obviamente nada tiene que ver con ningún tipo de TOC, a saber:

Del 1 al 12 vamos bien, los supuestos titulares y el arquero suplente, brillante, después viene el quilombo. La 13 a Albin, un lateral derecho, la 13 es para el primer central suplente, que sería Caruzzo que lleva la 15 que sería de Ribair o Erbes, primer 5 suplente y la 14 de Cellay es la que, en realidad debió tener Albin.

La 16 tampoco es para un chico como Magallán, central, el segundo o tercero en la preferencia, un 22,  la 16 es para el primer 9 suplente, tengamos por caso a Viatri y la 18 de este es para el 8 suplente, Pol que no debería llevar la 22 por lo que ya dijimos antes.

La 19 tampoco es para un volante izquierdo como Colazo es la de Blandi, tercer 9 según entendemos, podría usar alguna medio comodín, como su puesto, y el tercer arquero no debe llevar la 23, la 23 es al lateral izquierdo suplente o un volante izquierdo, el tercer arquero lleva la 21, ni Erbes debe llevar la 17, porque la 17 es del 7 suplente, Acosta, eso es claro, ya hablamos del tema de los 5.

Y por supuesto, el tema de la 26 de Rivero no se entiende, no se entiende mucho que Rivero tenga un número quiero decir.

En síntesis así debe ser una correcta numeración en busca de resultados que catapulten al éxito:


1- ARQUERO TITULAR
2- CENTRAL DERECHO TITULAR
3-LATERAL IZQUIERDO TITULAR
4- LATERAL DERECHO TITULAR
5- VOLANTE CENTRAL TITULAR
6- CENTRAL IZQUIERDO TITULAR
7- DELANTERO EXTERNO TITULAR
8- VOLANTE DERECHO TITULAR
9- CENTRODELANTERO TITULAR
10-ENGANCHE TITULAR O DOBLE 5 TITULAR
11- VOLANTE IZQUIERDO TITULAR
12- ARQUERO SUPLENTE O TITULAR DE COPA
13- PRIMER CENTRAL SUPLENTE
14- LATERAL DERECHO SUPLENTE
15-VOLANTE CENTRAL SUPLENTE
16- CENTRODELANTERO SUPLENTE
17- DELANTERO EXTERNO SUPLENTE
18- VOLANTE DERECHO SUPLENTE
19- TERCER CENTRODELANTERO
20-ENGANCHE SUPLENTE O VOLANTE SUPLENTE
21- TERCER ARQUERO*
22- SEGUNDO CENTRAL SUPLENTE
23- LATERAL IZQUIERDO SUPLENTE
24-VOLANTE SUPLENTE
25- TERCER VOLANTE CENTRAL*


*intercambiables, según el gusto, soy amplio en este aspecto.