7 may. 2012

Ganador Hasta la Médula, Pero te Parece?

Sin dudas el Director Técnico mas exitoso de la Selección Argentina. Salió campeón del mundo sin sospechas y sin mas ayudas que contar con el número 1 del fútbol hasta el advenimiento de Messi. Obsesivo, hasta lo compulsivo, pésimo perdedor porque no concebía la derrota entre las posibilidades del fútbol. Subcampeón del mundo con el equipo mas espantoso que hayamos mandado a un mundial, hasta amenazó con tirar el avión al océano si nos quedábamos afuera en primera ronda...hubo otro que, ante ese papelón, renovó su contrato, madre querida.

Con tal de ganar, cualquier cosa, no nos queda claro si su límite era la vida del rival, "al rival hay que pisarlo", su frase aún retumba en lo oídos de aquel médico del Sevilla que quiso hacerse el Hipócrates. De jugador te pinchaba con una aguja, de DT te mandaba un bidón.

Si ni tiene una foto con la Copa del Mundo porque estaba enojado, claro, le habían metido dos goles de cabeza, justo a él, los que ría matar. Y tenía razón, claro.

Su última gran obra fue entrar con una botella de champagne llena de jugo de manzana al Monumental cuando su Estudiantes enfrentaba a River, la prensa le exigía espectáculo. Qué iba a pensar que la imbecilidad de una fiscal le iba a costar una causa contravencional, la mas ridícula que recuerde la historia. "Es geitorei señorita" no se cansaba de repetir el doctor, pero fue inútil, marche preso.

Su paso oprobioso fue, o es, el de Director de Selecciones de AFA, avalando ciclos dantescos como el de Maradona o Batista (lealtades al margen), sin detenernos en el deterioro en el que ha caído el fútbol juvenil, y ni que hablar del pintoresco programa radial, un show.



Pero el caso, hoy, es, qué pasa por la cabeza de un dirigente de Estudiantes que piensa en Pellegrino como DT y termina en Bilardo? en qué consiste un proyecto que vaya de uno al otro? Ya pasó con otro DT exitoso como Basile, hoy son tipos que están lejos del jugador por cuestiones generacionales, piensan distinto, ven y sienten el fútbol de forma diferente a un pibe que no le interesa ver una pelota rodando si no es un jueguito de la maquinita.

Seguramente es una nueva incoherencia de nuestro fútbol, que por supuesto, no manchará al tipo que más alegrías nos dio con la celeste y blanca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario